Encuentro de padres San Joan de Deu Barcelona 06/12/2014

jueves, 26 de marzo de 2009

Uno de sus amigos

Negrito fue uno de sus amigos. Nerea estubo haciendo equinoterapia durante un tiempo. Se lo pasaba genial con su pequeño poni. Como era de su tamaño jajajaja.. al pobrecito lo paseaba como si fuera un perrito. Luego lo montaba y finalmente cuidaba de él, bañandolo y cepillandolo. Fue una amistad entrañable y muchas veces se acuerda de él. Fue una pena no poder seguir con las clases pero nos falta tiempo y lo peor aun, necesitas un sueldo solo para pagarlas... este tipo de terapias son muy caras y no te dan ninguna clase de ayuda.
¡¡Hasta pronto amigo!!

4 comentarios:

Belén dijo...

Es una pena que no se pueda acceder a este tipo de terapia cuando se necesitan. Hay tantas chorradas que subvencionan y tantas cosas importantes que dejan atrás. Yo estoy convencida de que si el hijo de algún político influyente hubiera tenido este problema la cosa sería diferente.

En fin. El sistema funciona como funciona por eso cada día intentamos entre todos aportar nuestro granito de arena y quizás algún día...

¡Lástima no tener dinero! Si lo tuviera ya sabría lo que regalarle el día de la mona...

Carolina dijo...

Creo que sus tías en vez de monas le llevarían ponys y caballos. Por cierto, nos ha dado a todas por los ponys o qué?
Buenos señores políticos influyentes a ver si hacemos algo que ya está bien. Besos a mis sobrinas!

judner dijo...

Creo que si a algun político le hiciera falta esta terapia tendría el dinero suficiente como para montarse su propio establo, jajajaja... con lo que ganan...

La Bruja dijo...

Digna réplica en miniatura de la bella Arwen Undómiel, estrella de la tarde, y su brioso corcel je je je.
Míralo por el lado positivo: Nerea ha tenido la gran suerte de nacer en el siglo XXI, en un país europeo y en una familia como la que le ha tocado. Muchos niños en otros lugares, otros tiempos u otras condiciones familiares tendrán un verdadero problema con la hemiparesia en el caso de Nerea, con el tiempo y vuestro esfuerzo, quedará en poco más que una anecdota.
Sigo pensando que la princesa guerrera es una chica con suerte.